Preparándonos para Hanukkah (Janucá) 5778 / 2017

pre-hanukkah-5773
“Se estaba celebrando en Jerusalén la FIESTA DE LA DEDICACION. Era invierno, y Yeshúa (Jesús) andaba en el Templo, en el pórtico de Salomón” (Juan 10:22).

Recién hemos iniciado el mes de Kislev. Es un mes especial, pues el día 25 iniciamos la celebración de Januká. Kislev  del acadio kislimu  quiere decir: “pleno, gordo, abundante”, al ser un mes pródigo en lluvias que garantizan la prosperidad. El nombre otorgado al mes de Kislev en la Biblia es  “el mes noveno”. Históricamente celebramos el triunfo del pueblo de Dios sobre la invasión helénica, y fue precisamente el momento en que ocurieron varios milagros, entre otros, que la luz brillara durante ocho días, cuando solamente había aceite para un día.
Este es el milagro que nos cobija en este mes el cual debe encendernos el alma con llamas puras y prístinas, pues tenemos en nosotros la fuente de luz que es Yeshúa (Jesús).
A la caída del sol del día 12 de diciembre de este año 2017 (25 de Kislev), iniciaremos la celebración que durará ocho días, y podremos volver a revivir con toda su intensidad y regocijo el recuerdo y la alegría de esos días.
Les comparto una preciosa reflexión del Rab Najman de Breslov, la cual nos llena de mucho conocimiento y nos hace reflexionar sobremanera en ésta época del año:
<<“Las lluvias del diluvio cesaron durante la semana de Januca -el 27 de Kislev (Rashi, Genesis 7:12, 8:3). Así las luces de Januca dispersaron las nubes que habían traído el diluvio.
Esto se debe a que el mensaje de Januca es una perpetua reinauguración, el saber que puedes comenzar de nuevo, no importa lo que hayas hecho. En Januca puedes detener el Diluvio, no importa lo que hayas hecho. En Januca puedes comenzar la vida de nuevo, no importa lo que hayas hecho.
De modo que cuando te veas inundado por pensamientos indeseados, recuerda las velas de Januca. Cuando te sientas ahogar en un diluvio espiritual, recuerda las velas de Januca.
Cuando las “lluvias” torrenciales sean imparables y sientas que mereces un diluvio, recuerda las velas de Januca.
Aunque hayas vivido la misma vida decadente de aquellos que murieron en el diluvio, recuerda las velas de Januca.
Cuando enciendas tus velas de Januca, debes ser consciente de lo que representan. Recuerda siempre que El Eterno esta allí junto a ti, incluso en la caída espiritual más grande. No importa lo que hayas hecho, no importa cuan lejos hayas caído en los mundos espirituales inferiores, siempre puedes retornar al Misericordioso aquí y ahora.
Mira como tus pequeñas velas iluminan la oscuridad. Permite que Su Luz ilumine tu mundo.
Januca no es solamente una celebración de los milagros realizados en el pasado. Tampoco es una conmemoración de la gente justa que vivió en un pasado distante. Es una luz directriz para todos aquellos que andan por las sendas de la vida, para ayudarlos a ver en la oscuridad de sus vidas personales y llegar a ser parte de la historia. Es un estimulo para aquellos que enfrentan situaciones infranqueables como resultado de su historia personal. Es la declaración de que El Misericordioso nos hará milagros cuando valerosamente nos aprestemos a la batalla. Es la inspiración para que seamos nuestros propios Macabeos en nuestra lucha interior. También es el saber que El Eterno esta con nosotros, aun cuando perdamos la batalla.
Enciende tu propia vela. Enciende tu alma. Januca es tu historia”.>>
Estas preciosas palabras nos deben llamar a reflexión, a pensar que en nuestras vidas luego de las grandes tempestades, luego de los grandes desiertos, luego de los grandes sufrimientos y de los mares de lágrimas que hemos derramado, al igual que las luces de Januca disiparon las nubes del Diluvio que recién había terminado, así la esperanza y el consuelo de nuevo retornan a nosotros y las pequeñas luces de Januca que van en aumento una a una cada día, iluminarán plenamente nuestras vidas, trayendo destellos de luz plena sobre cada uno de nosotros.
Que las luces de Januca traigan la Luz del Santo Bendito Uno sobre cada uno de ustedes y les conceda todas y cada una de las peticiones de sus corazones para bien.

N/ Querido hermano y amigo, le invito a indagar e investigar todo lo que pueda, sobre esta celebración y no nos dejemos robar su importancia, absorbidos por la denominada “celebración de navidad”, cuyo origen difiere de la realidad bíblica.

Dr. Luis Ernesto Rivera

Avodot Ahavat Yisrael
Con todo respeto y aprecio, me permito anexarle algún material que le puede ser de utilidad, aparte de saludarle por parte nuestra. Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>